El gato apareció completo y orgulloso…


El domingo pasado por la tarde estaba leyendo un libro; a mi lado derecho la infaltable taza de café, caliente y cargado, y del lado izquierdo uno de mis “mijos” echado sobre el mismo sillón con su panza al aire y a todo lo largo de la esquina que se forma entre el respaldo y […]